20 noviembre 2006

Exposición sobre la iconografía religiosa navideña de la América virreinal

Museo de América, MadridMañana, 21 de noviembre de 2006, se inaugurará en el Museo de América de Madrid la exposición 'Magos y pastores. Vida y arte en la América Virreinal', formada por una amplia selección de más de doscientas piezas de iconografía navideña, integrantes de ese mundo barroco, de lujo y fantasía en el arte colonial, que "habla del amor de una sociedad por sus tradiciones". La muestra, que permanecerá abierta hasta el 29 de abril de 2007, reúne una selección de piezas del arte colonial más representativo: pinturas -algunas de ellas con incrustaciones de nácar-, imágenes religiosas bordadas o realizadas con plumas y figuras escultóricas de ángeles, magos, pastores y demás personajes del imaginario religioso.
Tomando el belén como punto de partida, la exposición supone una ocasión única para aproximarnos a esa realidad y valorar las aportaciones culturales del mundo americano. Esta muestra se presenta como una invitación a descubrir la vivencia y la plástica del hecho religioso en el mundo virreinal pero también nos sugiere una nueva y diferente aproximación a la realidad americana ya que en los belenes se encuentran valiosas claves que permiten comprender mejor la sociedad de aquellas tierras en tiempos de su pertenencia a la Corona Española. La explicación de algunas de esas claves es el objetivo de la presente exposición, realizada en exclusiva con piezas procedentes de las colecciones del Museo de América, la mayor parte de ellas expuestas ahora por primera vez. Según los organizadores, "la mayoría de estas piezas, todas ellas procedentes de las propias colecciones artísticas del Museo, están realizadas en ricos materiales, tales como marfil y alabastro, labrados en India o China, lacas japonesas, vajillas, mobiliario y textiles, junto con otras piezas elaboradas en materias más humildes, de cerámica, o barro cocido, pero todas ellas engalanadas con hermosas policromías o vestidas con ricos trajes y otros aderezos como las coronas de oro y plata; además del mobiliario y complementos diversos".
La exposición que alberga el Museo de América muestra el Belén tradicional, un belén simbólico y no realista, con matices heterodoxos y que contiene en sí mismo tanto el plano terrenal como el celestial. De ahí, que entre sus personajes principales aparezcan tanto la Trinidad y los ángeles, como los protagonistas del drama humano: María, la madre de Jesús; José, su padre ante la sociedad; el propio Jesús, como recién nacido, las gentes humildes, representadas en los pastores, y los poderosos, figurados en los Reyes Magos. También se incluyen algunos animales, simbolizando las profecías, y elementos secundarios. El arte americano, entremezclando técnicas y recursos estéticos, ha dotado a estas pequeñas imágenes de una fuerte personalidad que también se refleja en la pintura, constituyendo un testimonio precioso de tradiciones propias, algunas ya perdidas en la Península.
La exposición, comisariada por Letizia Arbeteta, ilustra así toda una faceta de la vida americana, de clara inspiración devota o religiosa, pero que evoca la sociedad virreinal en la que con el tiempo, los magos pasan a ser el inca, el mestizo, el negro, o bien son negros que escoltan a un solo personaje blanco. Hasta la figura del Cristo también se transforma, fundiéndose en el imaginario colectivo con las deidades del sol naciente, o el niño de oro “Punchao”, y hasta la misma Virgen María se vuelve icono de la identidad de los nuevos territorios y ciudades, como es el caso de la Virgen de Guadalupe mexicana o de la Virgen de Quito.
Por su parte, también los pastores dejan poco a poco de participar en la escenificación religiosa del Nacimiento, para pasar a convertirse en otros personajes populares, y con los siglos, en iconos patrióticos de la Independencia, tal y como sucede con ciertas figuras ayacuchanas. Con todo, el denominador común de la exposición resulta ser, tal y como se nos revela, esa extendida afición por los pesebres, nacimientos o belenes, que se instaura en la sociedad colonial americana, y que pese a ser una tradición europea introducida por los españoles, alcanza en América un extraordinario desarrollo que se expresa con gran riqueza artística y material.
De ahí, que con la exposición se trate de explicar el origen de estas tradiciones y el enorme arraigo que alcanzan en la sociedad de los virreinatos americanos; pero que constituyen el mejor pretexto para atisbar la vida cotidiana en cada uno de ellos y, en especial, el ciclo de sus fiestas y celebraciones.
Así, dentro de la selección reunida, se destaca la rica colección de tipos populares que nos aportan algunos datos inestimables sobre la riqueza y variedad del mosaico social americano, con obras maestras del arte de lo minucioso, y cuyo realismo contrasta con la dorada belleza de los personajes sacros.
La mayoría de estos espectaculares objetos -fechados entre los siglos XVII y XX- han sido restaurados para la ocasión, y se exponen por vez primera al público, lo que hace de esta exposición un evento irrepetible, al tiempo que muestran una parte hasta ahora muy desconocida de las colecciones del Museo de América, entre las que se incluyen los ricos fondos procedentes de la antigua Audiencia de Quito que, además de exhibirse una vez finalizada su minuciosa restauración, se acompañan de un amplio estudio general y de un catálogo razonado.
[Fuente: Museo de América, Madrid]

1 comentario:

Velazquez dijo...

Muy interesante el blog. Me uno a la defensa de la Historia del Arte y pongo tu blog entre mis favoritos.
Tal vez te interese el mío.
Saludos