16 enero 2017

Jueves Mínimos en la Cuesta del Chapiz. 9° Seminario: Fortificaciones en el Reino Nazarí. Arqueología y Restauración

La Escuela de Estudios Árabes (CSIC) retoma esta semana su seminario permanente Jueves Mínimos en la Cuesta del Chapiz, con la novena edición, dedicada a las "Fortificaciones en el Reino Nazarí".

En este ciclo presentamos una selección de forti­ficaciones situadas en el territorio del antiguo Reino Nazarí y que han sido objeto de restauración durante los primeros años del siglo XXI. Con este seminario se pretende analizar los criterios de restauración que se han seguido y el papel jugado por los estudios arqueológicos previos a la hora de elaborar las estrategias restauradoras, así como la aportación de estas intervenciones para el conocimiento histórico del monumento.

El enorme patrimonio de Arquitectura Defensiva de origen andalusí existente en España fue protegido inicialmente, junto con el de otras épocas, mediante el Decreto de 22/04/1949 sobre Protección de Castillos Españoles. A partir de entonces se empezaron a restaurar algunos de los más signi­ficativos por medio de proyectos parciales redactados por los arquitectos responsables de las zonas del Servicio de Conservación de Monumentos del Estado, sin ninguna participación de arqueólogos. Estas actuaciones salvaron de la ruina a los principales castillos medievales, y en muchos casos lograron acondicionarlos para la visita pública, pero hicieron desaparecer muchos datos históricos y arqueológicos, pues carecían de unas metodologías de estudio y documentación apropiadas.

La Ley 16/1985 de Patrimonio Histórico Español elevó este tipo de arquitectura a la categoría de Bienes de Interés Cultural, lo que mejoró su protección. Ya desde los inicios de esa década, coincidiendo con la ­finalización del sistema de arquitectos responsable de zonas y, posteriormente, con la puesta en marcha del Estado de las Autonomías, numerosos arquitectos con muy diversa formación y experiencia comenzaron a recibir encargos de restauración de castillos por parte de las diversas administraciones públicas e, incluso, de propietarios privados. En algunos de estos casos las intervenciones contaron ya con la participación de arqueólogos y, ­nalmente, tras la aprobación de las Leyes y Reglamentos de Protección del Patrimonio Histórico de cada Comunidad Autónoma, esta colaboración se hizo habitual en las intervenciones de restauración de los BICs.

En cada conferencia de este ciclo participará primero el arqueólogo responsable de la intervención de apoyo a la restauración y después el arquitecto director de ésta última; se mostrarán los resultados de la intervención arqueológica desde el punto de vista histórico, así como las estrategias de colaboración seguidas por ambos profesionales y los resultados positivos obtenidos en bene­ficio del monumento. También se analizarán los criterios que se han seguido a la hora de conservar y revalorizar los restos aparecidos en el subsuelo durante la intervención arqueológica y que deban quedar vistos, así como en la restauración de murallas, torres y demás elementos de la Arquitectura Defensiva.

Dirección científica: Dr. Julio Navarro Palazón y Dr. Antonio Orihuela Uzal
Coordinación e información:  Íñigo Almela Legorburu (almela@eea.csic.es)
Tlf: 958 222 290 (ext. 225)
Lugar de celebración: Escuela de Estudios Árabes. Cuesta del Chapiz, 22, Granada.
Horario: 19:00 h.

Descargue aquí el Programa Jueves Mínimos 9º Seminario [PDF]
Descargue aquí el Cartel Jueves Mínimos 9º Seminario [PDF]

Todas las sesiones de este seminario serán grabadas en video, para su posterior publicación en la web:http://www.youtube.com/laboratorioarqueo

[Fuente: Escuela de Estudios Árabes (CSIC)]

05 diciembre 2016

El Museo de Málaga se inaugurará el 12 de diciembre de 2016 y al día siguiente se abrirá al público general

Palacio de la Aduana, sede del Museo de Málaga.
[Foto: Junta de Andalucía]
El Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía ha aprobado la creación del Museo de Málaga como servicio administrativo con gestión diferenciada. El nuevo organismo, adscrito a la Consejería de Cultura, se encargará de impulsar esta institución que volverá a abrir sus puertas el 12 de diciembre de 2016 tras la rehabilitación del Palacio de la Aduana como sede única de sus colecciones de Bellas Artes y Arqueología. Al acto oficial previsto para dicha jornada seguirá la apertura para el público general al día siguiente, martes 13 de diciembre de 2016.
El organigrama del nuevo servicio estará integrado por la Dirección, que desempeñará una persona funcionaria de carrera de la Administración de la Junta con titulación superior y experiencia museística, y tres áreas (Administración, Conservación y Difusión). Asimismo dispondrá de una comisión técnica de consulta y asesoramiento, compuesta por seis vocales designados entre funcionarios y profesionales de reconocido prestigio. Esta estructura permitirá una mayor flexibilidad y eficacia en la gestión.
Junto con la creación del servicio, el Ejecutivo andaluz ha aprobado también una modificación de la Relación de Puestos de Trabajo de la Consejería de Cultura con el fin de ampliar su plantilla y adecuarla a las necesidades del museo. Para ello se crean 37 puestos para empleados públicos, que elevarán a 68 la dotación total de personal del centro. Por otra parte, el Museo de Málaga cuenta ya con 2,5 millones de euros consignados en los presupuestos de la comunidad autónoma para 2017.
El Museo de Málaga abrirá sus puertas una vez concluido el proceso de traspaso de la gestión a la Junta. La rehabilitación y adecuación museográfica del Palacio de la Aduana, desarrollada por la Administración central entre 2009 y 2014, incluyó la dotación de 4.456 metros cuadrados de espacios expositivos. En ellos se mostrarán 2.700 del total de 17.000 piezas y obras que conforman la colección de las antiguas sedes de Bellas Artes y Arqueología, clausuradas en 1996 y 1997, respectivamente.
La sección de Arqueología cuenta con unas 2.000 piezas procedentes en su mayor parte de yacimientos de la provincia de Málaga, con una cronología que se extiende desde la Prehistoria hasta la Edad Media. Destacan las esculturas de mármol de la Colección Loringiana, los fondos fenicios y romanos y las producciones cerámicas y de maderas talladas musulmanas.
Entre otros elementos singulares, se expondrán en el Palacio de la Aduana los restos óseos del neanderthal de Zafarraya, el material lítico del Paleolítico de Nerja, el medallón fenicio de Tramayar, los recientes hallazgos de la tumbas de Chorreras y del casco histórico malagueño, el mosaico del Nacimiento de Venus y las colecciones cerámicas de loza dorada procedentes de La Alcazaba.
La colección de Arte destaca sobre todo por la pintura del siglo XIX, con cuadros de Joaquín Sorolla, Federico de Madrazo, Vicente Palmaroli, Enrique Simonet, Francisco Domingo Marqués, Emilio Sala, Martínez Cubells, Jiménez Aranda, Juan Antonio Benlliure y Enrique Mélida. A ellos se suman obras representativas de la producción malagueña, especialmente de pintores como José Gartner, Emilio Ocón, Bernardo Ferrándiz, José Denis Belgrano, Fernando Labrada, Antonio Muñoz Degrain, José Moreno Carbonero, José Nogales o Enrique Simonet.
Del siglo XX sobresale la producción de vanguardia de José Moreno Villa y la colección de obras de Picasso procedentes del Legado Sabartés, así como la muestra de arte local de las generaciones de los años 50 y 80.
Como obras singulares por su especial valor, destacan en la colección del Museo de Málaga las pinturas 'Ecce Homo' y 'Dolorosa', de Luis de Morales; 'San Francisco de Asis', de Murillo; 'Bebedor vasco', de Joaquín Sorolla; 'El viejo de la manta', de Picasso; 'Esclava en venta', de José Jiménez Aranda; 'El milagro de Santa Casilda', de José Nogales, y 'Anatomía del corazón', de Enrique Simonet, además de esculturas como 'Cabeza de San Juan de Dios', de Fernando Ortiz, o 'San Antón', de Pedro de Mena.
A la importancia que ofrece el periodo histórico de la Málaga del siglo XIX en la colección de arte se suma la propia elección como sede de un edificio tan representativo de la época como el Palacio de la Aduana.
Con más de 18.402 metros cuadrados construidos, el inmueble es ya una obra de arte en sí mismo. Edificado a finales del siglo XVIII para dotar a Málaga de una aduana acorde con el creciente comercio marítimo de su puerto, este palacete neoclásico fue diseñado por Manuel Martín Rodríguez con una clara influencia del estilo de Sabatini. Utilizado durante décadas como sede administrativa y comisaría, el proyecto de su rehabilitación y adaptación devolvió al edificio la cubierta original diseñada a dos aguas que se perdió en un incendio de 1922.

[Fuentes: Junta de Andalucía y Málaga Hoy]

25 noviembre 2016

Antonio Almagro obtiene el Premio Nacional de Restauración y Conservación de Bienes Culturales 2016

Antonio Almagro Gorbea, profesor de investigación de la Escuela de Estudios Árabes (CSIC) y miembro del grupo de investigación Laboratorio de Arqueología y Arquitectura de la Ciudad (LAAC), ha obtenido hoy el Premio Nacional de Restauración y Conservación de Bienes Culturales 2016. El galardón lo otorga el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y está dotado con 30.000 euros.

El jurado ha concedido el premio a Antonio Almagro “por el carácter pionero de su obra, que se concreta en la aplicación de las nuevas tecnologías al patrimonio cultural y en el desarrollo de estudios interdisciplinares desde un enfoque global de la conservación y restauración de los bienes culturales, incluyendo el análisis de la dimensión territorial y paisajística. Ha contribuido al desarrollo de criterios y métodos de intervención y gestión del patrimonio cultural y ha investigado, entre otros aspectos, sobre el valor de los materiales de la arquitectura tradicional y su comportamiento ante los riesgos sísmicos. Cabe destacar su contribución al estudio de la arquitectura islámica, desarrollado tanto en España como en otros países de la cuenca mediterránea. Se valora asimismo su amplia producción científica y su capacidad pedagógica y de difusión de sus investigaciones”.

Antonio Almagro Gorbea (Barcelona, 1948) es arquitecto en las dos especialidades de Urbanismo y Edificación por la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid desde 1971 y profesor de Investigación especializado en Arquitectura Islámica en la Escuela de Estudios Árabes de Granada del Consejo Superior de Investigaciones Científicas desde julio de 2002.

Ha desarrollado su actividad profesional en la Dirección General de Bellas Artes, en el Instituto del Patrimonio Cultural de España y en la citada Escuela de Estudios Árabes.

Almagro fue uno de los iniciadores de la fotogrametría y la infografía aplicada a los estudios del patrimonio arquitectónico y ha desarrollado una muy cualificada labor en dicho campo.
Es director del servicio de Fotogrametría e Infografía de la EEA; es miembro del Comité Internacional de Documentación del Patrimonio, antiguo Comité Internacional de Fotogrametría Arquitectónica (CIPA), dependiente de ICOMOS (International Council of Monuments and Sites) y de ISPRS (International Society of Photogrammetry and Remóte Sensing) del que anteriormente formó parte como miembro activo.

Ha participado en numerosos proyectos y programas, contratos o convenios de investigación en España y en el extranjero. Ha publicado numerosos trabajos sobre las materias de su especialidad, realizando, además de la intensa labor científica descrita, una amplia actividad de divulgación.

El jurado ha estado presidido por Miguel Ángel Recio, director general de Bellas Artes y Patrimonio Cultural. Como vocales han estado presentes Nieves Valentín Rodrigo, premiada en la convocatoria de 2015 del Premio Nacional de Restauración y Conservación de Bienes Culturales; María Rosa Suárez-Inclán Ducassi, designada por ICOMOS; Susana Mora Alonso-Muñoyerro, por el Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España; José Remesal Rodríguez, académico por la Real Academia de la Historia; Ana Schoebel Orbea, por el Centro Internacional para el Estudio de la Preservación y Restauración de Bienes Culturales (ICCROM); Ion Berasain Salvarredi, por el Grupo Español del Instituto para la Conservación de Obras Artísticas e Históricas (GE-IIC); Araceli Pereda Alonso, a propuesta de la Asociación Hispania Nostra y José Iravedra Sainz de los Terreros, a propuesta del Departamento de Prehistoria de la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad Complutense de Madrid.

[Fuente: Ministerio de Educación, Cultura y Deporte]

03 septiembre 2016

La exposición de 'Las Edades del Hombre' tendrá lugar en Cuéllar (Segovia) en 2017

Iglesia de San Esteban, Cuéllar. [Foto: Diputación de Segovia]
La exposición de Las Edades del Hombre ya tiene designada su sede para los tres próximos años. Cuéllar, Aguilar de Campóo y Lerma albergarán la muestra en 2017, 2018 y 2019, respectivamente. Desde su puesta en marcha, han visitado Las Edades del Hombre más de once millones de personas, en sus distintas sedes y ediciones.
La consejera de Cultura y Turismo de Castilla y León, María Josefa García Cirac, y el secretario general de la Fundación Las Edades del Hombre, Gonzalo Jiménez, han presentado el ciclo expositivo de Las Edades del Hombre para los tres próximos años. Cuéllar (Segovia) será la sede de la muestra en 2017; la edición de 2018 tendrá lugar en Aguilar de Campóo (Palencia) y la de 2019, en Lerma (Burgos).
Las Edades del Hombre constituye uno de los proyectos de mayor relevancia social y cultural, consolidado en torno al Patrimonio de Castilla y León, que han podido visitar en sus distintas sedes más de once millones de personas, en sus 28 años de vigencia y que se ha exportado a otros lugares como un exitoso modelo de gestión.
Las exposiciones de Las Edades del Hombre han contribuido en estos años a la conservación de nuestros bienes patrimoniales, gracias a las labores de restauración de los bienes muebles expuestos -alrededor de 2.400 obras de arte restauradas y cerca de 4.800 piezas expuestas- y de los inmuebles en los que se desarrolla el ciclo expositivo -28 templos restaurados-.
[Fuente: Clío en Red y Diputación de Segovia]

01 abril 2016

Comunicado de la Asociación “Papeles de Historia” de la Sierra de Cádiz sobre la restauración del castillo de Matrera

Aspecto actual de la torre principal del Castillo de Matrera
(Villamartín, Cádiz), tras su restauración. [Foto: Carquero Arquitectura]
La asociación Papeles de Historia de la Sierra de Cádiz, compuesta por historiadores, arqueólogos, historiadores del arte y antropólogos, lleva 30 años defendiendo el Patrimonio Histórico, Arqueológico y Etnográfico de la sierra gaditana.

Cuando hace unos pocos años, se anunció la restauración de la Torre del Homenaje del castillo de Matrera (Villamartín, Cádiz), nos congratulamos de la iniciativa, pues sin duda era una de las estructuras patrimoniales con mayor peligro de pérdida irreparable de toda la comarca. Uno de nuestros miembros ya denunció el deplorable y peligroso estado de la torre a principios del decenio pasado. El colapso y derrumbe de sus bóvedas en 2013, mientras se aprobaba el segundo proyecto de restauración, ya que el primero había sido rechazado por la Comisión Provincial del Patrimonio Histórico de Cádiz (puede verse la correlación de hechos y fechas en el  BOPA 278 de 03/08/2013), agravaron su ya precaria situación.

La terminación de las obras de restauración a principios de este año, ha generado una viva polémica que, convertida en viral por los medios y las redes sociales ha traspasado el ámbito comarcal para convertirse en nacional e internacional.
Aspecto de la torre del homenaje del Castillo de Matrera
previo a la restauración. [Foto: Alejandro Pérez Ordóñez]
El hecho de que el propietario de la finca en la que se inscribe la fortificación afrontara en solitario, sin ayuda oficial, la restauración del monumento que es B.I.C., es digno de elogio en mitad de un panorama en el que la iniciativa privada en patrimonio brilla por su ausencia en nuestra comarca.

A la vista por un lado, de los resultados de estas obras de restauración  y  por otro la amplitud de la controversia originada por las mismas, esta asociación quiere expresar su posicionamiento ante la lamentable situación creada por lo que realiza las siguientes puntualizaciones:
  1. El resultado final de las obras de restauración de la Torre del Homenaje del castillo de Matrera distorsiona gravemente la interpretación, lectura y visión de los restos que quedaban del edificio castral, pues la obra nueva prima de tal manera  sobre éstos, que se desvirtúa por completo el monumento al que se pretendía proteger. La obra nueva absorbe y en gran parte anula a la obra antigua, por lo que el bien de interés cultural restaurado ha quedado irreconocible. En este sentido no creemos que se cumpla estrictamente con lo estipulado en el artículo 20, punto 4, de la Ley 14/2007 de Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía, pues una cosa es “evitar las confusiones miméticas” de las partes nuevas añadidas y otra que sean de tal magnitud que abrumen y casi anulen al bien de interés cultural.
  2. Todo ello proviene de un proyecto de restauración que consideramos muy arriesgado, excesivamente intervencionista en el monumento y que apunta a un protagonismo de la arquitectura de vanguardia que debería haberse dejado para otro tipo de construcción y no para una restauración de emergencia como era este caso. Decía Cesare Brandi, uno de los mayores ideólogos de la teoría de la restauración moderna, que el restaurador no debe ser “artista” y aquí nos parece que en este proyecto la solución arquitectónica ha sido más importante que el objetivo primordial de conservar el monumento.
  3. Evidentemente, este proyecto fue aprobado por la Comisión Provincial del Patrimonio Histórico en su momento, por lo que creemos que no se evaluó correctamente el impacto que sobre el bien a proteger iba a tener, primando más a la obra arquitectónica nueva que a las ruinas de la torre. Tampoco parece que se haya tenido en cuenta su impacto visual sobre el paisaje en el que se sitúa la fortaleza, provocando una ruptura del mismo. No es este el sitio más adecuado para plantear el evidente divorcio que parece que existe entre las nuevas teorías de la restauración arquitectónica y muchos profesionales del patrimonio, pero en todo caso es palpable que no hay sintonía tampoco con la sociedad civil que se ha hecho rápidamente eco de la polémica. Ha faltado por tanto, a nuestro juicio, un debate mucho más multidisciplinar, en el que deberían haber tenido voz otros profesionales del patrimonio, no solo arquitectos y arqueólogos (que parece que si los hubo en las fases iniciales del proyecto y estudios paramentales previos), sino también de la restauración pétrea, de la interpretación histórica, del medio ambiente e incluso del paisajismo.
  4. Hubiera sido mucho más acertado, desde nuestro punto de vista como profesionales del patrimonio que somos, haber realizado una consolidación en profundidad de los restos que quedaban de la torre, dejándola tal y como ha llegado a nuestros días, en una acción de respeto hacia la propia evolución histórica del monumento, conservando la huella que el tiempo había dejado sobre la torre. Estabilizarla, consolidarla estructuralmente y protegerla con impermeabilizantes e hidrofugantes (sobre todo en llagueados, restos de las bóveda, restos de tapiales, etc…) no solo hubiera sido mucho más adecuado desde el punto de vista histórico, sino que hubiera sido incluso más económico que una restauración del calibre de la que se ha efectuado.
  5. Pensamos que era absolutamente innecesario recuperar la volumetría de la torre, pues tal recuperación ha terminado creando un efecto rayano en lo reconstructivo, aunque se empleen materiales nuevos y diferenciados,  lo que entraría en contradicción con el antes citado artículo 20, punto 4, de la Ley del Patrimonio Histórico de Andalucía. No se ha restaurado lo que había llegado hasta nuestros días, sino que se ha recreado la visión que, hipotéticamente, tuvo la torre en alguno de sus momentos constructivos, sin que sepamos cuál de ellos. Hoy día,  hay suficientes medios informáticos, incluso muy asequibles, que hubieran ofrecido al espectador la recreación virtual de cómo pudo haber sido la torre, sin tener que transformar los restos de la misma. Con un  simple ordenador, situado en el museo por ejemplo, el interesado hubiera podido ver las distintas fases constructivas, su evolución y su progresivo abandono, todo ello sin intervenir sobre los restos. 
  6. Igualmente ocurre con la distorsionada visión que presenta actualmente la torre desde su parte trasera, ya que la construcción de dos grandes contrafuertes ofrecen un panorama confuso que impactan notablemente y contrastan con los restos que realmente quedaban de esta zona. Estos contrafuertes y el coronamiento superior de la obra nueva, que incluso deja un paño antiguo “flotante”, no parecen que terminen de cumplir, por la magnitud de los mismos, con los criterios de reversibilidad impuestos por el art. 20, punto 3 de la Ley 14/2007 de Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía.
  7. Existen elementos de la obra nueva que son interpretativamente confusos a simple vista, como la coronación del supuesto tercer cuerpo de la torre y el ya citado paño “flotante”, unos casetones que se aprecian en la parte baja interior de la torre o el porqué se ha extraído o diferenciado la merlatura que estaba amortizada en la última fase de construcción o reparación del edificio, falseando una de las etapas históricas que sí había llegado hasta nuestros días. Como se puede apreciar en las fotos anteriores a la restauración, se ha eliminado, bajo la nueva obra, parte de esa etapa constructiva posiblemente realizada por el concejo sevillano en la segunda mitad del siglo XIV. Uno de los preceptos esenciales de la teoría de la restauración es que “La Historia no debe eliminarse”. En consecuencia, creemos que este hecho claramente contraviene lo redactado en el artículo 20, punto 2, de la citada Ley del Patrimonio Histórico.
  8. Entendemos que la pretensión de dar el color supuestamente original de la torre (imaginamos que en su última reforma del siglo XV) a la obra nueva, no respeta la propia evolución histórica del edificio a la que antes hemos aludido y a la visión que en el último siglo hemos tenido del mismo, a nuestra memoria visual en suma. Uno de los principios básicos de la teoría de la restauración dice que  ésta debe ser fácilmente reconocible, aunque invisible desde la distancia a la cual la obra va a ser observada para no romper la unidad que se quiere recuperar. Éste no es nuestro caso, pues su visión, tanto de lejos como de cerca, es tan desconcertante que podríamos intuir que también podría incumplir el artículo 33 de la citada ley que dice que “se prohíbe toda construcción que altere el carácter de los BIC o perturbe su contemplación”.
  9. Por último, la defensa que se hace desde personas cercanas a la obra de restauración argumentando que esta problemática es una mera cuestión de “gustos”, es totalmente falaz puesto que hay, a nuestro juicio, suficientes elementos técnicos, metodológicos e incluso legislativos que son más que discutibles y que arrojan certeras sombras de duda sobre esta intervención en Matrera.
El Castillo de Matrera y su entorno antes de la restauración.
[Foto: Alejandro Pérez Ordóñez]
En definitiva, con este comunicado queremos dejar constancia de nuestra posición contraria a los resultados de la obra de restauración realizada sobre la Torre del Homenaje del castillo de Matrera y lamentamos que este tipo de intervenciones sobre el patrimonio, que no es la primera vez y seguramente no será la última que se produzca, terminen teniendo el efecto contrario al deseado, generando un daño no solo al propio patrimonio histórico que se pretendía proteger, sino dando una imagen de sociedad poco sensible con el respeto a nuestra legado histórico.

[Fuente: Asociación Papeles de Historia]

16 febrero 2016

Presentación del libro 'La Casa de Porras, paradigma de la transformación clasicista de la ciudad de Granada'

[Click sobre la imagen para ampliar]
La Dra. Valentina Pica, miembro del Laboratorio de Arqueología y Arquitectura de la Ciudad (LAAC-CSIC),  presentará el libro, del que es coautora, La Casa de Porras, paradigma de la transformación clasicista de la ciudad de Granada.
Parte del contenido de este trabajo monográfico procede de su tesis doctoral titulada: Casas de la oligarquía castellana en la Granada del siglo XVI, leída el pasado 2 de febrero en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid, y que ha obtenido la calificación de sobresaliente cum laude. Dicha tesis ha sido elaborada bajo la dirección del arquitecto y director de la Escuela de Estudios Árabes de Granada, Antonio Orihuela Uzal, y del arquitecto Enrique Nuere Matauco.
La presentación tendrá lugar hoy martes, 16 de febrero, a las 20:00 h, en el Palacio de la Madraza, Sala del Mural, calle Oficios nº 14, Granada.

Laboratorio de Arqueología y Arquitectura de la Ciudad (LAAC)
Escuela de Estudios Árabes (EEA)
Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)
Carmen de los Mínimos, C/ Frailes de la Victoria 7, 18010, Granada.
Tel. 958 216 714
http://www.eea.csic.es/laac/
http://www.eea.csic.es/
http://www.youtube.com/user/laboratorioarqueo/videos
http://www.facebook.com/laac.es
https://twitter.com/#!/laac_eea

[Fuente: LAAC-EEA-CSIC]

27 enero 2016

Seminario sobre iglesias altomedievales en el CCHS-CSIC

El próximo 10 de febrero de 2016 tendrá lugar en el Centro de Ciencias Humanas y Sociales (CCHS-CSIC) de Madrid un seminario dedicado a Construir y decorar iglesias en el Altomedievo (ss. VIII-X). Recursos y protagonistas. La actividad está organizada en el marco del Proyecto de Investigación MINECO HAR2012-35222, con la colaboración del Instituto de Historia del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (IH-CCHS-CSIC).

[Fuente: CCHS-CSIC]