23 julio 2009

Culminada la restauración del Castillo de Aroche

Castillo de Aroche [Foto: Rafael Lucena Soto]

La restauración del castillo de la localidad onubense de Aroche ha culminado tras 20 meses de trabajos de consolidación y puesta en valor, en los que la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía ha invertido 1,4 millones de euros dentro del Plan Andaluz de Arquitectura Defensiva (PADA) para la conservación de las fortificaciones de la comunidad autónoma.

La consejera de Cultura, Rosa Torres, ha visitado el castillo, en el que destaca la recuperación del acceso por la Puerta de la Reina, para lo cual la Junta de Andalucía ha subvencionado al Ayuntamiento arocheño la compra de algunas de las viviendas anexas a la fortaleza, lo que ha permitido liberar los espacios aledaños y recuperar la mencionada entrada. Asimismo, se ha construido una escalera y una rampa en el interior de la vivienda más cercana a la puerta para salvar los desniveles existentes entre la calle y la zona libre delante del lienzo cercano.

El otro objetivo básico de la restauración se ha centrado en parte de los lienzos y torres del castillo para dotarlos de seguridad y de una imagen coherente de conjunto. Para ello, se ha unificado criterios de intervención, buscando recuperar su primitiva conformación histórica. Entre las actuaciones desarrolladas para este fin, se han eliminado los recrecidos de los graderíos por encima de la cota de coronación de la muralla.

Las obras de restauración acometidas sobre este recinto responde a la culminación de un proceso de actuación realizado sobre el propio castillo por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, con el encargo de una ficha diagnóstico en el año 2001, un levantamiento topográfico, así como la realización de unos estudios previos de materiales del castillo, que unido a la intervención arqueológica realizada dieron como resultado la datación precisa del mismo.

Dichos datos son el resultado de los registros de Carbono 14 realizados sobre las agujas de madera extraídas del tapial de una de las torres del castillo (concretamente la número 5), datando el mismo de época almohade, y al menos en la llamada Puerta de la Reina como construcción ex novo. El castillo de Aroche, declarado BIC en la categoría de Monumento, está incluido en el Conjunto Histórico de la localidad.

La imagen inicial del castillo almohade era una fortaleza de color claro con grandes sillares simulados del tamaño de los cajones de tapia que lo constituían y toda almenada, si bien se han detectado actuaciones de reparación anteriores a la Reconquista que se irán repitiendo con el transcurso de los años. No es hasta principios del siglo XIX (1802) cuando se construye en el interior del castillo una plaza de toros, cuya implantación se realizó adaptando las dimensiones circulares de la misma al máximo espacio posible.

La rehabilitación del castillo de Aroche se une a otros trabajos para conservar el patrimonio defensivo de la provincia que lleva a cabo la Consejería de Cultura, como las restauraciones del castillo de Santa Olalla del Cala y de la muralla de Almonaster la Real.

Tras la presentación de las obras de restauración del Castillo de Aroche, la Consejera de Cultura, Rosa Torres se ha trasladado a la Ermita de San Mamés, también llamada de San Pedro de La Zarza, situada en el denominado Llano de la Belleza, a orillas del Río Chanza, para presentar las obras de restauración de las pinturas murales.

La restauración de las pinturas murales de la ermita de San Mamés de Aroche es el resultado de un convenio marco firmado a finales de 2008 por el Obispado de Huelva, la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Aroche.

Las actuaciones, que comenzaron a finales de 2008, han tenido una duración aproximada de nueve meses y han contado con un presupuesto inicial de 183.519,30 euros, financiado entre la Consejería de Cultura --con 137.639,48 euros-- y el Ayuntamiento de Aroche --que aporta 45.879,82 euros--. Una cantidad que ha sido ampliada por parte de la Junta de Andalucía con 20.719,92 euros durante el proceso de restauración, cuando se encontraron pinturas en el prebisterio de la ermita.

Las pinturas murales, de autor anónimo y datadas de los siglos XIV y XV, se pueden calificar estilísticamente como pregótico con abundantes reminiscencias románicas. Aparecen distribuidas por todo el interior de la ermita y presentan diferentes técnicas pictóricas, con predominio del dibujo sobre el color. Entre esos pasajes están representados en ellas San Cristóbal, La Última Cena y La Anunciación.

La Ermita de San Mamés es un magnífico ejemplo de arquitectura religiosa de repoblación, siendo una de las más antiguas de la provincia, sobre todo su ábside, con trazas que recuerdan el románico leonés. Se encuentra dentro de las ruinas de la ciudad romana de Turóbriga, concretamente formando parte del foro. La Ermita está declarada BIC en la categoría de Monumento.

La consejera de Cultura ha anunciado la ampliación del presupuesto de la restauración de las pinturas murales en la cantidad de 17.301,40 euros, importe destinado a la restauración de las pinturas aparecidas en los últimos momentos del proceso de restauración, en la eliminación de parches de cemento y morteros falsos en el muro sur de la ermita.

Las pinturas al fresco aparecidas, que parecen ser del siglo XV, ocupan una superficie de aproximadamente 10 metros cuadrados, y en las zonas ya descubiertas, representan diferentes figuras sobre un conjunto arquitectónico de muros, almenas y arcos de herradura.

[Fuente: Junta de Andalucía]