12 abril 2009

Olha que blog maneiro!

Este blog ha recibido un inesperado galardón: Gonzalo Durán lo ha nominado para el premio "Olha que blog maneiro!". Gonzalo es profesor de Geografía e Historia en un Instituto gaditano y escribe un blog dedicado a la Historia del Arte, titulado Línea Serpentinata, que se encuentra desde hace tiempo entre las recomendaciones de la columna izquierda de este blog. Es uno de los muchos blogs sobre Arte, Historia y Patrimonio que se encuentran en la red, pero entre ellos uno de los más interesantes, de ahí mi enlace. No sólo son de gran calidad los extensos comentarios de artistas y obras de arte que Gonzalo muestra en su blog, sino que además ha conseguido que alumnos suyos de Bachillerato publiquen su propio blog: En clase de Patrimonio. Tan buen hacer didáctico en cuanto a la enseñanza y difusión del patrimonio histórico-artístico no podía pasar desapercibido, y desde aquí reconocemos lo acertado de premiar su blog con este singular galardón, que ahora también ha llegado al mío.

"Olha que blog Maneiro!" podría traducirse por algo como "Mira qué blog tan bonito" o "tan creativo". La recepción de este premio-regalo, conlleva la aceptación de las normas que siguen:

Por ello, otorgo el premio a los siguientes diez blogs, todos ellos seguidos y/o recomendados por mí (a los que cabría añadir algunos que no cito porque ya han obtenido el galardón, como el propio Línea Serpentinata), en orden meramente alfabético:

5 comentarios:

Peggy dijo...

Gracias , no soy de premios pero hare mencion al mismo .
Un saludo:)

Vic dijo...

Muchas gracias!! Como dice Peggy,no soy de premios -aunque siempre se agradecen!-

Un abrazo
Víctor

Antonio Martínez dijo...

Muchas gracias, Alejandro. Desde hace unos días, esta bola de nieve no para de crecer.

Villamartin Cultural dijo...

Gracias Alejandro, ha sido un placer conocerte y un detalle que nos nomines para este premio. Un saludo

JMGV dijo...

Muy agradecido, Alejandro. Y todos mis ánimos para que sigas defendiendo el arte contra la insensibilidad y el prosaísmo que nos pretende sepultar.