07 octubre 2013

Ha fallecido el historiador del arte Domingo Sánchez-Mesa Martín

El historiador del arte Domingo Sánchez-Mesa Martín. [Foto: IDEAL]
El pasado sábado 5 de octubre de 2013 falleció a consecuencia de una larga enfermedad el catedrático de Historia del Arte de la Universidad de Granada Domingo Sánchez-Mesa Martín, quien fuera hijo del insigne imaginero granadino. El historiador fue enterrado en su localidad natal de Churriana de la Vega. Académico de Bellas Artes de Granada y especialista, entre otros autores, en Alonso Cano y la imaginería barroca granadina, Domingo Sánchez-Mesa Martín fue el principal valedor de la obra de su padre, el reconocido imaginero granadino, y también un ferviente defensor del patrimonio histórico y artístico de la ciudad de Granada, de ahí que se viera envuelto en innumerables polémicas sobre cuestiones patrimoniales. Sánchez-Mesa Martín fue también decano de la Facultad de Bellas Artes.

Fue autor de innumerables artículos y publicaciones relacionadas con el barroco y la imaginería, especialmente de la granadina, con un buen número de obras dedicadas a Alonso Cano y Pedro de Mena, así como del arte religioso en general. Tampoco olvidó en sus estudios el patrimonio malagueño, con obras dedicadas a las esculturas y artistas de la ciudad andaluza, y también dedicó un amplio número de publicaciones al arte del siglo XIX, entre ellas algunas dedicadas a Manuel Gómez-Moreno y a José María Rodríguez-Acosta. En este sentido, perteneció a la Fundación Rodríguez-Acosta como asesor y patrono. Entre sus libros editados destacan 'Un paseo por Granada' y 'Picasso'.

Domingo Sánchez-Mesa Martín tenía un concepto humanista del patrimonio y la creación artística. «Una de las principales funciones del arte es educar, es decir, la intervención del arte en la pedagogía va más allá que lo que podríamos considerar que es educar al hombre sólo para que pueda ser artista, porque así podremos llegar a la formación de un espíritu libre, equilibrado, responsable y respetuoso», declaraba el historiador. El granadino consideraba que «la principal misión del arte en una sociedad injusta y despersonalizada es transformarla. Por eso cuando denuncio lo que considero graves atentados al patrimonio no lo hago sólo por defender la obra de arte en sí, sino por defender la importancia social que ésta debería cumplir en la elevación de la propia dignidad del ser humano». 

En cuanto a la política patrimonial granadina, Sánchez-Mesa, señaló: «Me niego a aceptar que la defensa de la dimensión de lo estético sea la responsable del retraso vergonzante en el que social y económicamente está Granada y sobre todo, pienso que una ciudad no es un ente hibernado en la historia del pasado, sino un ente vivo y como tal cambiante, con pasado, presente y futuro». «Es socialmente injusto rodear al hombre de productos que las nuevas técnicas han hecho asequibles pero que están faltos de esa dimensión de lo estético», creía el historiador.

[Fuente: IDEAL]