28 diciembre 2010

Comienzan las obras de restauración del Cable Inglés en Almería

El Cable Inglés [Foto: Alejandro Pérez Ordóñez]El consejero de Cultura, Paulino Plata, y el subsecretario del Ministerio de Fomento, Jesús Miranda, han visitado en Almería la primera fase de los trabajos de restauración y puesta en valor para uso cultural del antiguo cargadero de mineral El Alquife o Cable Inglés, que tienen un importe de 2.780.543 euros y un plazo de ejecución de 14 meses.

Estas primeras obras, que se iniciaron en noviembre y está previsto que concluyan a principios de 2012, consisten en la limpieza y protección de la estructura metálica, la reparación de elementos del muelle de carga, refuerzo de la estructura existente y revestimiento de los paramentos de las antiguas tolvas o depósitos de mineral.

Los trabajos se han adjudicado a la UTE formada por las empresas Jaquil Andalucía S. A., Construcciones Tejera S. A. e Ilidexsa. El proyecto será financiado al 50 % por el Ministerio de Fomento y el Gobierno andaluz. A propuesta de la Consejería de Cultura, Fomento incluyó esta actuación dentro de las intervenciones con cargo a los fondos del 1% cultural.

El cargadero de mineral El Alquife, situado en la playa de las Almadrabillas de Almería, fue declarado Bien de Interés Cultural en 1998. Conocido popularmente como El Cable Inglés, fue construido por la compañía británica The Alquife Mines entre 1902 y 1904. Esta obra de ingeniería fue concebida para utilizarla como medio de transporte, almacenaje y embarque del mineral procedente de las minas de hierro por vía marítima. Su estructura permitía el amarre de buques de gran tonelaje, con un sistema de almacenaje mineral, que al encontrase a gran altura, posibilitaba la descarga por la acción de la gravedad.

El inmueble consta de dos partes bien diferenciadas: el sistema de acceso y el muelle embarcadero propiamente dicho. El primero es un viaducto en el que se alternan tramos de estructura metálica y tramos de fábrica de piedra caliza, sobre el que discurre la vía férrea que permite el transporte del mineral hasta el cargadero desde la estación de ferrocarril, de la que dista 540 metros.

El embarcadero tiene una longitud de 108 metros y se construyó para permitir que los barcos se cargaran por gravedad a partir de las grandes tolvas replegadas en sus laterales. Está constituido por una estructura de acero laminado muy tupida, conseguida con piezas proporcionalmente muy ligeras de sección enlazadas mediante roblones según una disposición en celosía.

[Fuente: Junta de Andalucía]